By | 17/02/2021
Ingenieros nipones crean una extremidad biónica

La ciencia innova cada día creando renovadoras soluciones para favorecer a los humanos. En Robot Militar os queremos enseñar cómo unos investigadores nipones han construido una cola que favorece a tener más control del centro de gravedad, lo que mejora de este modo la estabilidad de las personas.

Se llama Arque y es una aplicación robótica desarrollada por un grupo de investigadores de la Universidad de Keio. El grupo de ingenieros está compuesto por Yamen Saraiji, Junichi Nabeshima y Kouta Minamizawa. Es un sistema portátil basado en la biomimética. Utiliza robótica y a nivel estructural dispone constitución antropomorfa, pareciéndose a un caballito de mar.

El proyecto se ha influenciado por el modo en que los mamíferos emplean sus extremidades a la hora de saltar, como es el caso de los monos.

La extremidad tiene una longitud de setenta y uno centímetros por 11.5 centímetros de ancho, y dispone de un peso que ronda los 1.6 kg. En la parte externa se halla recubierta de placas de plástico, con los cuales, en el momento en el que se encuentra moviéndose en las ocho direcciones que puede, deja supervisar el centro de gravedad de los usuarios.

Para poder estabilizar los movimientos, la persona dispone en su cuerpo un rastreador corporal. Este dispositivo es el encargado de advertir los datos de la situación del centro de gravedad del operario. Después de examinarla, lanza una señal a fin de que se accione la la cola biónica y ajuste el centro de gravedad.

Las prestaciones de este dispositivo robótico ayudan a que, merced a que hace de contrapeso, dispongamos de más dominio del equilibrio que nos deje a su vez ser más veloces.

Arque partió de juntar 6 vértebras plásticas que se hallan conectadas, las que se pueden personalizar en función de la envergadura de su dueño.

En Arque podemos encontrar cuatro músculos creados artificialmente, los cuales, por medio de aire comprimido, hace que Arque se desplace en diferentes direcciones estirándose cuando es necesario.

Las capacidades de Arque son numerosas, tanto para el trabajo, como para ayudar a los colectivos con incapacidades. Nos ayudará a tener controlado el equilibrio que frecuentemente perdemos al colocarnos unas lentes de Realidad Virtual. Cooperará en los grupos de rehabilitación a usuarios con lesiones medulares.

Los pacientes mayores o con inconvenientes en las piernas, verán favorecidas en su día a día con Arque salvando las dañinas caídas por falta de equilibrio. En el campo laboral, el dispositivo robotizado ayudará a los operarios cuando manipulan y llevan pesos en situaciones límites.

El modelo que ha sido hecho público dejará aprovechar la inercia que genera nuestro esqueleto, consiguiendo la corrección háptica.

Para ir concluyendo debemos de señalar que antes de que el proyecto pueda salir al mercado todavía debe mejorar diversas funciones, como que sea autónomo a través de una batería, puesto que en la actualidad se halla unido a una entrada de aire.