By | 20/09/2019
Robot militar asesino

Los ejércitos de todo el mundo se centran en desarrollar tecnología que sirva para evitar poner en riesgo la vida de los soldados. La robótica y la Inteligencia Artificial son las ramas en las que más se está invirtiendo para diseñar robots militares, vehículos no tripulados y drones que cumplan con las necesidades de los cuerpos especiales y los ejércitos. No obstante, la investigación de robots asesinos no logra poner de acuerdo a todos los especialistas y científicos. La ausencia actual de una legislación que regule éticamente a los robots armados, pone en seria duda su capacidad para seleccionar objetivos con mayor precisión teniendo en cuenta el margen de error que han demostrado hasta el momento.

Robot Fedor
Robot Urano-9

Si en el 2016 la inversión en robótica militar era de 1.200 millones de euros, se estima que para el 2024 llegue a alcanzar los 2.500 millones

Qué ejércitos tienen robots militares asesinos

En la actualidad prácticamente todas las potencias mundiales están desarrollando robots militares que principalmente tienen como finalidad atacar objetivos sin tener que poner en riesgo la vida de los soldados. Estados Unidos, China y Rusia son los países que lideran este sector, sin embargo existen otros países como Israel, Corea del Sur, Estonia, Ucrania, Alemania e Inglaterra que llevan años investigando diferentes soluciones dentro de su industria militar.

La implantación de la Inteligencia Artificial ha revolucionado este sector armamentístico, y su continuo desarrollo, seguirá proporcionando soluciones cada vez más efectivas y moderadas. No obstante, aun no está todo escrito, y es más, aun queda por ver cómo las empresas de robótica militar dan el salto definitivo a los nanorobots militares

En realidad, los robots militares como el super robot tanque Ripsaw M5 destacan por ser dispositivos sofisticados y de gran versatilidad. Además de emplearlos en misiones de asalto y de combate, pueden ser adaptados para realizar labores de logística para el transporte de materiales, de reconocimiento, en labores de inteligencia y vigilancia de fronteras, para desactivar bombas e incluso para transportar heridos, ya sean provocados en actos de combate o en desastres naturales.

La Industria Militar se encuentra en pleno auge y no se prevé que su desarrollo e investigación se detenga ni a corto ni a medio plazo, ya que anualmente crece entre un 9 y 10%. Sin duda es un ritmo vertiginoso al que según un estudio publicado, si en el 2016 la inversión en robótica militar era de 1.200 millones de euros, se estima que para el 2024 llegue a alcanzar los 2.500 millones

Depositar la esperanza de que sean bien empleados por medio de la ética y la moralidad de las personas que los dirigen, no es el único quebradero de cabeza que generan los robots militares. Al ser sistemas controlados por medio de softwares, dejan una puerta abierta a los ciberataques, lo que sin duda puede convertirse en un arma de doble filo e igualmente de letal que en el propio campo de batalla.

Te recomendomos conocer al robot Fedor y RQ-4 Global Hawk, el mejor dron militar.