By | 10/02/2021
Schuck, la pinza acústica para robot con la que agarras una pieza sin manipularlo

Las pinzas robóticas se encuentran en pleno avance creando opciones de sujeción distintas. Es el caso de la pinza acústica del proyecto Schuck, la cual está siendo realizada en la Universidad de ETH Zurich. A través de ultrasonidos, permitirá aferrar objetos sin tener que tocarlos.

El joven de 31 años Marcel Schuck es un científico de la Universidad de ETH Zurich. En estos momentos se halla estudiando con el capital de ETH Pioneer Fellowship el desarrollo de una pinza robótica a través de tecnología de ondas sonoras. La peculiaridad de este Gripper para robot es que deja atrapar elementos pequeños y quebradizos sin la necesidad de manejarlos.

La finalidad es poder proporcionar al sector de la Automatización Industrial nuevas oportunidades de manipulación de objetos. Para ello se hallan buscando los ámbitos posibles de utilización en la industria.

Se piensa que será de gran provecho para manipular objetos especialmente de gran valor que sean quebradizos. Algunas de las aplicaciones posibles serían en la industria de la relojería o en la realización de microchips.

De momento, para no romper los objetos, se emplean pinzas suaves convencionales parecidas al caucho. Son magníficas para manipular elementos frágiles, pero tienen ciertas limitaciones de certeza en el posicionamiento a más de ser contaminantes.

El proyecto se llama Schuck No-Touch Robotics y usa tecnología espacial. Primordialmente se basa en un efecto que se viene utilizando desde hace décadas. Son ondas de ultrasonido que producen un campo de presión totalmente inapreciable para los humanos.

Concretamente hay unos puntos de presión que se crean debido a que las ondas acústicas se superponen entre sí. Este movimiento origina que una pieza pueda mantenerse levitando en el aire. 

Uno de los beneficios que proporciona el sistema de agarre por ultrasonidos es que puede agarrar objetos con diferentes medidas sin que tengamos que cambiar las pinzas de sujeción.

Marcel Schuck confía poder manejar la pinza electrónicamente por ultrasonido a través de un software que dirija a su vez el brazo robótico. Para lograrlo, ha puesto varios altavoces de reducidas dimensiones en las dos pinzas con formato de esfera personalizadas en una impresora 3D.