By | 05/10/2019
robot Uran-9 robot militar asesino del ejército Ruso el mejor robot de combate

Cuando la tecnología robótica se une con la Industria Militar no podemos esperar que el resultado sea poco llamativo o, por lo menos, no hasta que se dé el paso hacia los nanorobots militares asesinos. En Robot Militar os presentamos a URAN-9, un tanque robótico de Guerra ruso creado por la Corporación Kalashnikov, fabricantes el famoso fusil de asalto AK-47.

Características de Uran-9, el robot asesino creado por Kalashnikov

El URAN-9 UGV (siglas en inglés para vehículo terrestre no tripulado) es un robot de combate terrestre de 12 toneladas de peso y un motor de 400 caballos que le permite moverse a 35 km/h en llano.

En un principio se trata de un vehículo no tripulado, controlado por radio con una señal protegida por encriptación a una distancia máxima de 3 km. No obstante, también puede ser dirigido de forma autónoma por un operador, dejando a elección de éste los objetivos y la apertura de fuego.

Para hacer frente al enemigo, lleva incorporado dos carros lanza cohetes “Shmel-M”, misiles antitanques “Ataka” y una ametralladora coaxial de 7,62mm. Además, está equipado con sensores que le permiten detectar objetivos a 6 km de distancia durante el día y 3 km durante la noche.

Uran-9, un robot ruso en Siria

Este robotanque, presentado al público en 2016, es una de las estrellas de las Fuerzas Armadas rusas. En las maniobras militares de Vostok 2018, en Siberia, se mostraron las últimas novedades robóticas en el sector y URAN-9 fue testado en distintas pruebas.

Este tanque militar está siendo utilizado en las operaciones que Rusia lleva a cabo en Siria puesto que ha sido diseñado para formar parte de misiones de reconocimiento, de apoyo logístico y de asalto.

Uran-9 falla en pruebas

Pero como todo, las cosas nuevas también fallan. Así ocurrió en las pruebas realizadas en Siria, donde se perdió el contacto con el puesto de control 19 veces, de las cuales una de ellas fue hasta de una hora y media. El fallo se atribuyó a los edificios, que bloqueaban las señales de radio.

También hubo problemas con el control remoto de disparo, puesto que no disparaba o lo hacía tarde. Además, es necesario detener el tanque para abrir fuego, por lo que la vulnerabilidad del robot es mayor.  

Estos fallos no desalientan a los ingenieros ya que sirven para corregir problemas y perfeccionar la tecnología que se implementará en los siguientes modelos.

Los ingenieros rusos ya saben que la Industria Militar es un sector en expansión y disponen de la experiencia y los materiales necesarios para promover este tipo de armamento.

Uran-9 es el robot que tal vez se tenga que medir algún día con la versión robótica del ejército de los estados Unidos, el robot Ripsaw 45 M5. y su dron de espionaje Global Hawk.